• P. François Ponchaud regresó a su Francia natal después de 56 años en Camboya.
  • Fue la primera persona en denunciar los abusos de los jemeres rojos a la comunidad internacional.
  • P. Ponchaud hace una gran contribución a la sociedad camboyana en educación, cultura y desarrollo social.
    Ha traducido varios documentos en idioma jemer.

PHNOM PENH – Sacerdote francés de la Société des Missions Etrangères de Paris (MEP), el padre François Ponchaud, se convirtió en uno de los misioneros católicos más emblemáticos de la historia moderna de Camboya durante 56 años viviendo con el pueblo camboyano. También se le considera un maestro en el idioma jemer, que dirigió no solo cursos metódicos de enseñanza jemer a cientos de misioneros y voluntarios extranjeros durante décadas, sino que realizó un extraordinario cuerpo de traducciones de miles de páginas de documentos religiosos que se extienden desde las Sagradas Escrituras hasta el Magisterio de la Iglesia Católica.

Como cualquier camboyano vivo de hoy con más de 80 años de edad (nació en 1939), Puk Ponchaud fue testigo del asombroso paso de las temporadas históricas en Camboya desde sus primeros años de un joven misionero que llegó al reino del sudeste asiático en 1965 (él tenía 26 años.) Sus años entusiastas de nuevo sacerdote ordenado que aprendía el idioma jemer y la cultura dentro de la Iglesia Católica, se rompieron con los trágicos eventos posteriores a 1970, cuando Camboya entró oficialmente en la II Guerra de Indochina. Expulsado por el régimen sangriento de Pol Pot en abril de 1975 con muchos otros misioneros extranjeros, Ponçhaud permaneció con el pueblo camboyano desplazado en los campos de refugiados principalmente en Tailandia y obtuvo los testimonios de los horrores del holocausto camboyano por el régimen comunista radical.

En febrero de 1976, Puk Ponçhaud hizo la primera mención de los abusos sistemáticos de los jemeres rojos en un editorial de Le Monde y fue la introducción al libro que se convirtió en la primera denuncia abierta sobre la pesadilla del pueblo camboyano: “Camboya: año Zero” (1977). El libro provocó en un principio la incredulidad de muchos intelectuales occidentales que estaban bastante satisfechos con el escenario geopolítico de una derrota estadounidense en la península de Indochina. Sin embargo, Ponçhaud no era un periodista a sueldo ni un titán ideológico, sino un simple misionero con el corazón en sus queridas familias camboyanas abandonadas en medio del horror. El escritor y comentarista británico William Shawcross dijo sobre el libro de Ponçhaud que es “el mejor relato del gobierno de los jemeres rojos” (Podhoretz 2010, p. 344).

Después del Acuerdo de Paz de 1991, la Iglesia Católica de Camboya inició una nueva época de reconstrucción a lo largo del país y sus pueblos. Un largo viaje de reconstrucciones más allá de las destrucciones físicas, pero de fe y compromiso para preservar los valores cristianos y mantener el diálogo con las tradiciones y religiones ancestrales del pueblo jemer. En todo ese viaje, la figura de Puk Ponçhaud jugó un papel significativo, especialmente en la forma en que la Iglesia Católica se asume en el medio del país.

“Vine a Camboya no para convertir a la gente, sino para ayudar a los camboyanos a comprender el valor de su propia religión. El objetivo principal es ayudar a las personas a comprender claramente lo que Buda enseñó y lo que Jesús dijo en los evangelios, ayudándoles a vivir juntos y amarse unos a otros. Nuestra vida es valiosa incluso si somos pobres. Podemos caminar juntos. Esta es la buena noticia que proclamamos hoy en Camboya ”, dijo (Noticias UCA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.